Uno de cada dos fumadores muere a causa del tabaco, que también es el responsable de una de cada siete muertes en España entre personas mayores de 35 años, según los datos de la Sociedad Española de Cardiología (SEC).

Además, los datos confirman que en España fuma el 26% de la población y alrededor del 80% se inició en la adolescencia. El tabaco no sólo es responsable de la muerte de muchos fumadores, sino que provoca también la aparición de más de 25 enfermedades distintas, entre ellas la cardiopatía isquémica o el ictus.

A finales de 2011 consiguieron dejar de fumar en España unas 800.000 personas y, al menos, tres millones y medio intentaron abandonar este mal hábito gracias a medidas como el aumento de precios, la aparición de las advertencias sanitarias con imágenes en las cajetillas de tabaco, la crisis económica y la entrada en vigor de la reforma de la Ley Antitabaco.

Redacción (Agencias)