Una exempleada doméstica de Sharon Stone ha denunciado a la actriz este miércoles ante la Corte Superior del condado de Los Ángeles por despido improcedente y la ha acusado de menospreciarla por su fe y su origen filipino, según ha  informado el diario Los Angeles Times. 

Erlinda T. Elemen, cuidadora de los hijos de la intérprete, que estaba interna en la casa de la estrella de cine, recurrió a los tribunales por considerar que Stone la había despedido tras enterarse de que había cobrado horas extra. Elemen indicó que Stone consideró que ese pago, que realizó el personal de la actriz, era ilegal y que le estaba robando.

La exempleada de Stone manifestó en su denuncia que la actriz le hizo comentarios en los que igualaba el origen filipino a la condición de estúpido además de pedirle que no hablara delante de sus hijos para que no cogieran el mismo acento que ella. Además, y según la denunciante, Stone también la criticó por acudir frecuentemente a misa y le prohibió que leyera la Biblia en su casa. Por todo ello, Elemen reclama el pago de salarios atrasados, así como una indemnización por daños.

Redacción (Agencias)