Incrementar los niveles del colesterol asociado a las lipoproteínas de alta densidad (HDL), conocido como colesterol “bueno”, reduce el riesgo de ataque cardiaco y derrame cerebral en los pacientes con diabetes, según un estudio publicado hoy en la edición digital de American Journal of Cargiology.

El estudio examinó los expedientes médicos de más de 30.000 pacientes con diabetes y encontró que aquellos con bajos niveles del colesterol HDL sufrieron más infartos y derrames que el resto.

Los investigadores se centraron en pacientes con diabetes porque son el grupo más propenso a sufrir afecciones cardiacas, casi el 87 por ciento más que el resto de la población, según un estudio del proyecto Framingham de la Universidad de Boston publicado en 2008.