Virginia Labuat, dulce Virginia

Dulce Hogar se ha convertido en el disco definitivo para Virgina Labuat. Y es que The time is now y el resto de las canciones salidas directamente desde su cabeza y su corazón han confirmado que Virginia Maestro era algo más que un simple “producto” comercial. Bienvenid@ a su “dulce hogar”.

Virginia, ¿cómo definirías Dulce hogar?

Puedo decirte que aunque es mi segundo álbum, podría decir perfectamente que se trata de mi primer disco en solitario. En mi primer disco fui la intérprete de una serie de canciones que me vinieron dadas por un equipo de gente. En Dulce hogar yo he parido las canciones, he coproducido el disco, he estado en la maquetación, en reuniones, he autoproducido el videoclip… Ahora soy yo al cien por cien. intérprete de una serie de canciones que me daban dadas por un equipo de personas.

¿De ahí que hayas pasado de llamarte “Labuat” a “Virginia Labuat”?

Es que no podía seguir siendo “Labuat” porque esas personas que se metieron en ese proyecto a los tres meses lo abandonaron y me dejaron sola. Lo que pasa es que sí que quería mantener lo de “Labuat” porque es un nombre que he defendido desde el primer momento, y en cierto modo ya es una seña de identidad para mí.

Ya tenías muy claro que tu nuevo disco iba a estar compuesto por temas propios desde hace mucho…
Es que es algo que he querido hacer desde que era una niña. Para mí componer es como respirar. Siempre he querido hacer un disco con mis canciones, con mis historias y mis sentimientos.

Lo has presentado con The time is now.
Sí, me apetecía que ese fuera el “single” porque The time is now transmite mucha energía. Es una canción muy positiva, muy dinámica y tiene un mensaje perfecto: “Este es el momento”. Me apetece mucho que la gente se la ponga por la mañana y diga: “¡Me voy a comer el mundo, voy a dejarme la piel en eso que quiero conseguir!”. Es perfecta para estos tiempos que vivimos.

La mayoría de los temas los has escrito en inglés.
Es que yo siempre he escuchado mucho soul, mucho blues, rock&roll, swing… Es lógico que ahora a la hora de componer, de manera inconsciente, me salga un sonido mucho más internacional. Pero no porque la música española no me guste, de hecho, creo que aquí se hacen cosas muy buenas.

¿Hay todavía muchos prejuicios hacia ti por salir de un programa como OT?
Sí, pero yo creo que este disco está sirviendo para quitarme esa pegatina. Aunque no entiendo esos prejuicios que tiene mucha gente. ¿Cómo que no sé de música? Puede que no te guste, pero oye… Prueba a ver, lo mismo te merece la pena escuchar lo que hago.

Con qué canción te quedas de este trabajo.
Under mi skin es especial. Habla de alguien, de un “alguien” que para mí es la música, que es eso que siempre ha estado dentro de mí y que está en cada poro de mi piel. La necesito.

Pedro Ángel Sánchez