Ratones a prueba de veneno

A través de cruces con otra especie, los ratones se vuelven mas resistentes al veneno. El responsable no es otro que un gen.

Desde la década de 1950, se ha tratado de limitar el número de ratones y ratas con un veneno conocido como warfarina. Pero, en el transcurso de la evolución, los roedores han encontrado una manera de reaparecer, resistiendo a este producto químico a través de cambios en un gen involucrado en el reciclaje de la vitamina K y la coagulación de la sangre.

Así, según un estudio publicado en ‘Current Biology’, los ratones europeos, en algunos casos, han adquirido el resistente gen de una manera poco ortodoxa: lo consiguieron prestado ‘de segunda mano’ de un ratón de Argelia. “Los ratones no sólo se han vuelto resistentes a los venenos de la forma habitual, sino también de una manera muy inusual, a través de cruces con otra especie de ratón”, comenta Michael Kohn de la Universidad de Rice. “Nuestro trabajo es, quizás, el primero en detectar este proceso inusual en el acto”.

Los resultados muestran que, al igual que en los microbios, hay más de un camino para que las nuevas características evolucionen en animales: a través de nuevas mutaciones que surgen dentro de una especie y también a través de la transferencia de genes entre especies. Esto también ayuda a explicar cómo los roedores han frustrado con tanta rapidez y aparente facilidad algunos de nuestros mejores intentos de exterminarlos.

Redacción (Agencias)