Los españoles que cuentan con una educación universitaria tienen menos probabilidades de padecer depresión que aquellos con un nivel formativo más bajo. Así se recoge en el reciente informe “Panorama de la Educación 2017” de la OCDE. 

El porcentaje de hombres que declara tener depresión en España alcanza el 6% entre los que tienen una formación inferior a la educación superior, baja al 5% entre los que llegan a la educación Secundaria y es solo de un 2% entre los que logran estudiar una carrera o Formación Profesional de grado superior.

Esos porcentajes son del 14%, 9% y 4%, respectivamente, entre las mujeres, pero estos datos son inferiores a los de la media de la UE.

Según el informe, cuando mayor es el nivel educativo, más se reducen las cifras de depresión pues “los estudios posibilitan el desarrollo intelectual, y el crecimiento personal en su conjunto”.

Redacción (EFE)