El llanto del niño es una de las cualidades más reconocidas en los primeros años de vida, es su forma de comunicación, pero no todos lloran igual.

Los británicos, canadienses e italianos son los más llorones,  durante los tres primeros meses. los padres daneses, alemanes y japoneses son los que menos tienen que enfrentarse a los llantos de sus pequeños, según un informe de la Universidad de Warwick (Reino Unido). Los bebés lloran una  media de dos horas diarias durante sus dos primeras semanas de vida, alcanzan el máximo a las seis semanas, cuando lloran dos horas y quince minutos al día, para finalmente reducirse a solo una hora diez minutos cuando el bebé cumple las doce semanas.

Redacción (Agencias)