Los pies, aunque no lo parezca, también sufren problemas musculares derivados del estrés o estados de ansiedad. Así lo han asegurado varios expertos durante el 45 Congreso Nacional de Podología que se celebra en Sevilla.

De hecho, muchas personas sufren patologías del pie como consecuencia de un trastorno emocional, lo que provoca alteraciones en la postura y el movimiento. Un hecho que, tal y como señalan los expertos, se refleja en los pies debido a que son los responsables de compensar los desequilibrios y la falta de energía provocada por esos cambios. Por tanto, al final del proceso, es el pie el que pierde capacidad de adaptación a esa nueva situación y genera una “fuerte retracción” de la musculatura postural para intentar estabilizar la carga corporal, lo que se traduce en un posterior cansancio de piernas y dolor de pies.

Y es que, en nuestro cuerpo, todo está relacionado. Por lo que la salud mental es garantía de un mejor estado físico.

Redacción (Agencias)