30 años sin Freddie Mercury

Este miércoles, 24 de noviembre de 2021, se cumplen 30 años de la muerte de Freddie Mercury. Convertido, antes de su marcha, en un auténtico icono musical y cultural su estela sigue más viva que nunca inspirando a generaciones de músicos y artistas.

Farrokh Bulsara, con ese nombre fue inscrito en su registro de nacimiento en el protectorado británico de Zanzíbar en 1946, mostró habilidades para la música desde edad muy temprana. Su destreza al piano, detectada por sus profesores del colegio, le hizo tomar clases avanzadas desde los 7 años. Este fue el origen de su portentosa carrera como autor, intérprete y showman.

En su meteórica carrera como artista publicó más de una docena de álbumes con Queen y dos álbumes en solitario. El segundo y último de éstos fue el legendario «Barcelona» que publicó junto a la soprano española Monserrat Caballé. El single principal de ese disco fue la canción oficial de los Juegos Olímpicos de la ciudad condal en 1992.

El 23 de noviembre de 1991 anunciaba en Londres que padecía SIDA. Sólo un día después moría en la capital del Reino Unido a causa de una bronconeumonía complicada por esta enfermedad.

Como vocalista de la banda Queen ha sido mencionado en multitud de ocasiones y publicaciones como uno de los cantantes más versátiles e impactantes de la historia de la música. Sus composiciones e interpretaciones suman más de 300 millones de discos vendidos.

Los 10 temas que le abrieron las puertas del Olimpo (y tres bonus tracks)

Bohemiam Rhapsody (1975). Durante su lanzamiento permaneció 9 semanas en el número 1 de las listas británicas. Volvió a esta posición, otra vez, tras la muerte de Freddi Mercury en 1991. Es una canción rara. Así la han definido los críticos musicales durante décadas. Rara, sí, pero infalible: la combinación perfecta de una intro a capella, una parte balada, solo de guitarra, segmentos de ópera, rock y coda final. Una obra maestra.

Somebody to Love (1976). Con las reminiscencias de la producción de «Bohemiam Rhapsody», el músico Roy Baker construyó (produjo) la estructura de voces de este tema, uno de los más escuchados de Queen de todos los tiempos. Queen interpretó la canción ante 350.000 personas en su mítico concierto del Rock in Río de 1985.

We are the Champions (1977). Balada rock compuesta por el propio Mercury. Se ha integrado en la cultura popular como himno, entre otras cosas, para celebrar los triunfos (de todo tipo) deportivos. En 2009 el tema fue incluido en el Premio del Salón de la Fama de los Grammy.

Don´t Stop Me Now (1979). Con una estructura de piano interpretada por Freddie Mercury cuenta con un prodigioso solo de guitarra a cargo de Brian May. El binomio Mercury-May luce en su máximo esplendor en este tema, elegido por los espectadores de la BBC como «el mejor tema para conducir». Esto fue en 2005.

We Will Rock You (1977). Canción compuesta por Brian May en la que la energía y la portentosa voz de Mercury ponen la extravagante guinda del pastel. Es uno de los temas más recordados (y reeditados) de la banda, no en vano está entre las 500 mejores canciones de la historia según Rolling Stone.

Another One Bites the Dust (1980). Compuesta por John Deacon (bajista de Queen) es uno de los singles más vendidos de Queen con 7 millones de copias distribuidas en todo el mundo. El éxito del tema abrió la puerta de los sonidos dance a la banda.

Under Pressure (1981). A dúo con la otra megaestrella David Bowie, su grabación se convirtió en un auténtico choque de trenes creativo. De aquella sesión se ha contado de todo: drogas, alcohol, encuentros y desencuentros… En su lanzamiento, alcanzó el número 1 en más de 10 países. El tema fue escrito tras una jam session que Bowie compartió con Queen en Suiza. En un principio el Duque Blanco iba a grabar los coros de otro tema de Queen. Lo hizo, pero no quedó contento con el resultado y desecharon esa colaboración para germinar esta otra. ¡Bendita decisión! La letra es toda de Bowie. La melodía vocal es fruto de la improvisación de Mercury y el propio Bowie. Una joya.

Radio Ga Ga (1984). Escrita por el batería de Queen (Roger Taylor) fue un éxito brutal. Alcanzó el número 1 en las listas de una veintena de países. En el vídeo de abajo se retrata la interpretación en directo del tema en 1986. Esto es Queen… éste es Freddie Mercury: pura energía. ¡Todo show!

I Want to Break Free (1984). El vídeo del tema, rodado en plenos años 80, es uno de los más recordados de Queen. En él, Mercury y los suyos aparecen caracterizados como mujeres (amas de casa) al estilo de una de las telenovelas de éxito en el Reino Unido de aquella época. Que el vídeo es bueno, no lo decimos nosotros… mira el contador de reproducciones de Youtube. ¡Más de 500 millones!

Who Wants to Live Forever (1986). Compuesta por Brian May, en la versión original incluida en el álbum «A Kind of Magic» el propio May canta la primera estrofa de la canción. No ocurre así en la película «Los inmortales«, de cuya banda sonora forma parte o en la gira Magic Tour del grupo. En estos casos, toda la letra es interpretada por Freddie Mercury.

Bonus Track
The Show Must go On (1991). Fue escrita por Brian May para Freddie Mercury que, por aquel entonces, encaraba ya sus últimos meses de vida. Mercury grabó su parte vocal muy debilitado por la enfermedad pero lo hizo de forma enérgica, para sorpresa de May y el resto de compañeros de Queen. El tema habla, ambiguamente, de «un final próximo». Los fans consideran el tema como uno de los más poderosos y emotivos de la banda. Una despedida a la altura del mito.

Bonus Track 2
Barcelona (1987). Lo decíamos al principio de este recuerdo. Barcelona es uno de los temas más recordados de Freddie Mercury como solista. Solista, entre comillas pues está muy bien acompañado por la soprano patria Monserrat Caballé. La colaboración se fraguó tras un encuentro ente ambos en el que Freddie le mostró a la diva una canción grabada en una cinta de cassette.

Bonus Track 3
Como colofón a este repaso por el legado musical de Freddie Mercury te dejamos este vídeo. Es, quizá, el que mejor define en esencia todo lo que el músico representa para el mundo del arte en general y de la música en particular. Disfruta con esta improvisación con su público grabada en Wembley (Londres) en 1986.

Julián Garvín