Las imágenes más cercanas tomadas del Sol, realizadas a solo 77 millones de kilómetros por la sonda europea Solar Orbiter, permiten una visión sin precedentes de la estrella y han revelado la presencia cerca de su superficie de minierupciones solares, llamadas de manera informal ‘hogueras‘.

La misión de la Agencia Espacial Europea (ESA) con colaboración de la NASA y una importante contribución española, ha realizado ya su primer paso cercano al Sol, aproximadamente la mitad de la distancia entre la Tierra y nuestra estrella, lo que ha dejado ver fenómenos que, hasta ahora, no podían observarse con detalle.

Daniel Müller, científico del proyecto Solar Orbiter de la ESA, señaló en rueda de prensa que “nunca hemos estado tan cerca del Sol con una cámara” y este es “solo el inicio del épico viaje” de la sonda que en dos años llegará “incluso más cerca” de nuestro astro.

La nave fue lanzada el pasado febrero y llegará a 42 millones de kilómetros -casi un cuarto de la distancia de la Tierra al Sol-, que es “realmente el límite” al que se pueden tomar imágenes, según Holly Gilbert, científica del proyecto por parte de la NASA.

Redacción (Agencia EFE).