Prácticamente nadie pone en duda el efecto terapéutico de la música, pero más allá de esa idea, existe una disciplina con la que se trabaja desde hace años en algunos hospitales, la musicoterapia, que ahora es una alternativa para trabajar con los afectados por el coronavirus y tratar de paliar sus secuelas.

No se trata de ir a cantar un día a una planta de un hospital, que está bien, pero no es eso“, ha subrayado en declaraciones David Gamella, uno de los principales expertos españoles en musicoterapia, docente de esta disciplina en la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) y coordinador de musicoterapia en la UCI de adultos del Hospital de La Paz en Madrid.

Su trabajo en el Hospital de La Paz es el que le ha permitido mostrar a muchos especialistas médicos los “efectos terapéuticos” de la música con una base científica y teórica, en especial “con los enfermos que están peor” en la UCI.

Se piensa que la musicoterapia es tocar música y cantar, incluso gritar, pero lo que se hace es buscar una música y adaptarla a las necesidades del paciente, para su estímulo, y hay veces que con dos acordes es suficiente, pero hay que saber cuáles son“, ha incidido.

Redacción (Agencias).