El músico británico Roger Waters acusó este martes a su excompañero de Pink Floyd, David Gilmour, de no permitirle usar la página web y las redes sociales de la banda para promocionar su propio trabajo.

No hay nada sobre mí en la web. David Gilmour me ha prohibido el acceso al sitio web“, afirmó Waters en un vídeo publicado en su cuenta de Instagram. “David (Gilmour) cree que le pertenece (…) Creo que piensa que porque dejé la banda en 1985 él es el dueño de Pink Floyd, que él es Pink Floyd y que soy irrelevante y debería mantener la boca cerrada“, agregó.

Según contó a la revista Rolling Stone, Waters se reunió el año pasado con Gilmour y el baterista del grupo, Nick Mason, para tratar de superar sus desavenencias, pero el intento fracasó, como recordó en el vídeo publicado el pasado martes.

Redacción (Agencias).