El confinamiento a causa de la crisis generada por la pandemia del coronavirus ha disparado las competencias digitales de la sociedad española, que hasta hace muy pocos meses confesaba mayoritariamente que carecía de unas capacidades “básicas”.

Durante la primera semana del estado de alarma, en España el tráfico de Internet creció un 80 por ciento, y el uso de herramientas digitales de comunicación como “Zoom” o “Hangouts” aumentó en un 4.000 y en un 2.500 por ciento, respectivamente, entre el 9 de marzo y el 13 de abril.

Los datos los facilitó, con motivo de la celebración del Día de Internet -el pasado 17 de mayo-, la plataforma Qustodio, especializada en seguridad y bienestar digital en el entorno familiar.

La tecnología, según esta plataforma, ha desempeñado durante las últimas semanas un papel “fundamental” para que los ciudadanos permanecieran en casa “pero más conectados que nunca”.


En una nota de prensa, esta plataforma ha valorado que millones de niños sepan ahora “levantar la mano” para preguntar desde su casa; que los mayores hayan aprendido a hacer videollamadas, o que miles de personas sigan desde casa las rutinas deportivas recomendadas por profesionales y hayan expresado ya su disposición a continuar haciéndolo después de la crisis.

Muchos restaurantes, han podido seguir operando prestando un servicio a domicilio y muchos usuarios han aprendido a hacer esos pedidos por internet, y miles de familias y amigos se han citado para tomar “videocañas”.

Los profesores han pasado a ser “expertos digitales”, según Qustodio, que ha valorado cómo estos profesionales han tenido que aprender a utilizar nuevos y modernos recursos digitales para mantener el ritmo de las clases, o cómo ha atendido tutorías y dudas por videollamadas.

Según el responsable de esta plataforma, Eduardo Cruz, el aprendizaje de estas semanas ya no desaparecerá; “estamos más digitalizados que nunca. Si comparamos la situación con hace solo cinco meses, la diferencia es abismal”.

Redacción (Agencias)