En las empobrecidas comarcas indígenas de Panamá hay ‘zozobra y miedo‘ por la COVID-19. El virus se está propagando y ha causado al menos una decena de muertos y cerca de 300 contagios en varios de estos territorios, donde la medicina tradicional y la occidental buscan un camino común contra la enfermedad, aseguraron las autoridades.

En Panamá hay cinco comarcas, decenas de territorios indígenas fuera de ellas y siete etnias: Emberá, Wounaan, Guna, Ngäbe, Buglé, Naso y Bri-Bri. Según las cifras oficiales, cerca del 11 % de la población del país, de unos 4 millones de habitantes, es indígena.

Pero nada es sencillo en una comarca y menos frente a la pandemia: son lugares de difícil acceso, carecen de vialidad interna, las familias son numerosas y la población, dispersa en el territorio, está abatida por una pobreza de hasta el 96 % según datos oficiales.
Redacción (Agencias).