La tecnología de la supercomputación puede ayudar a acelerar las investigaciones biomédicas para conseguir antes una vacuna contra el coronavirus, según ha explicado este lunes el físico y doctor en Ciencias de la Computación Josep Maria Martorell.

En la carrera contrarreloj para frenar el avance de la COVID-19, “la simulación numérica puede señalar caminos a seguir” para científicos que trabajan en la investigación de fármacos y tratamientos, una labor compleja que conlleva un tiempo que podría acortarse gracias a un supercomputador.

Martorell, director adjunto del Barcelona Supercomputing Center, ha remarcado en una videoconferencia ofrecida por la Escuela Europea de Humanidades y la Fundación “la Caixa” que “la supercomputación no solo puede ayudar a biomédicos, sino que tiene otras muchas aplicaciones en la actual crisis sanitaria“.

Redacción (Agencias).