“Houston, tenemos un problema”

“Houston tenemos un problema” es una popular pero errónea cita de una frase proferida por el astronauta Jack Stwigert durante el accidentado viaje del Apolo 13, justo después de observar una luz de advertencia acompañada de un estallido, a las 21:08 CST del 13 de abril de 1970.

Desde entonces, la frase se ha popularizado, usándose para dar cuenta -de manera informal- del surgimiento de un problema que no estaba previsto.

Apolo 13

Apolo 13 fue la séptima misión del programa Apolo de la NASA. La nave despegó el 11 de abril de 1970 desde el Centro espacial John F. Kennedy con Jim Lovell (comandante de la misión), Jack Swigert (piloto del módulo de mando) y Fred Haise (piloto del módulo lunar) a bordo.

A más de medio camino hacia la luna, la nave debía haber realizado el tercer alunizaje de la historia pero sufrió un gravísimo accidente. La ignición accidental del aislamiento de un cable deteriorado en el interior del tanque de oxígeno líquido provocó un cortocircuito que causó una explosión que dejó salir su contenido al vacío. Sin oxígeno los sistemas de propulsión y de soporte vital del módulo de servicio no podían funcionar.

En ese momento comienza uno de los rescates más espectaculares en la historia espacial estadounidense. Desconectaron los sistemas del módulo de mando para preservar los recursos restantes para el reingreso, obligando a la tripulación a trasladarse al módulo lunar como improvisado bote salvavidas. Cancelado el alunizaje, los controladores de la misión se dedicaron a ayudar a la tripulación a volver a casa con vida.

Decenas de millones de espectadores vieron el amerizaje de la nave en el océano Pacífico Sur por televisión. La historia de los hechos acaecidos durante esta misión se ha dramatizado en varias ocasiones, sobre todo en la película de 1995, Apolo 13.


Redacción