Los gorilas son seres territoriales y pueden evitar las zonas de los otros para no tener conflictos, según un estudio que publica Scientific Reports que cuestiona la creencia tradicional de que estos animales no tienen territorios que defienden.

Normalmente se ha asumido que los gorilas no son territoriales, teniendo en cuenta la cantidad de áreas en las que viven y por las que se mueven, que se solapan con las de otros grupos, y el número muy limitado de agresiones que se producen a diferencia de otros primates como los chimpancés. Sin embargo, el estudio muestra, por primera vez, que los gorilas entienden la “propiedad” de las zonas y dónde están situadas en los grupos vecinos, lo que restringe sus movimientos, explicó en un comunicado el autor principal de estudio Robin Morrison, de la Universidad de Cambridge.

Estos resultados se unen a las crecientes evidencias que sugieren que las estructuras sociales de los gorilas son más complejas de lo que se pensaba y que las interacciones entre grupos están influidas por relaciones familiares, sociales y de territorialidad.

Redacción (Agencias).