Los solteros no sólo viajan durante más tiempo, sino que también gastan más. En concreto, las personas que viajan solas lo hicieron durante una media de 6,3 días, casi el doble de tiempo frente a las personas que lo hicieron acompañadas (3,7 días). Respecto al desembolso de económico, los solteros gastaron de media un 79% más que las personas acompañadas en el último año.

Esta diferencia en la cantidad de dinero empleado en viajar puede estar motivado por dos cuestiones examinadas por Destinia durante la elaboración de este perfil: el tipo de viaje que se realiza y los servicios adicionales que se contratan.

Los solteros prefieren los destinos urbanos de las capitales europeas, el turismo de sol y playa mediterráneo y los viajes de largo recorrido, siendo América del Norte y Latinoamérica sus regiones preferidas.

En comparación con las personas que viajan acompañadas, los solteros muestran más flexibilidad a la hora de disfrutar de sus vacaciones, no están tan anclados las tendencias estacionales y se anticipan menos a la hora de reservar.

Redacción (Agencias)