Seguro que no es la primera vez que escuchas o lees acerca de la teoría que dice que Paul McCartney murió hace años y fue reemplazado con un doble.

Esta teoría conspirativa fue tomando fuerza a medida que grupos de fanáticos veían signos en las canciones, en las  fotografías o en las portadas que, según afirmaban, eran pistas que la banda iba dejando a modo de acertijo. La mayoría carecían de sentido o ni siquiera fueron confirmadas, pero el tema creció más de lo que se esperaba en un principio.

El primer desmentido lo publica la agencia de noticias United Press el 22 de octubre de 1969. Un mes después, la revista estadounidense LIFE publicó una entrevista con el músico​ en la que este desmentía las pruebas.

El origen

El 12 de octubre de 1969, un hombre que se identificó como Tom, llamó a Russ Gibb, DJ de la emisora WKNR-FM en Dearborn (estado de Míchigan, en Estados Unidos) y anunció que Paul McCartney habría muerto. “Tom” sugirió a Gibb que reprodujese el tema «Revolution 9» en sentido inverso como prueba de sus afirmaciones, y al hacerlo, el locutor escuchó la frase «Turn me on, dead man».

Dos días después, el 14 de octubre, el periódico Michigan Daily publicó el artículo «McCartney está muerto: Nuevas pruebas salen a la luz». Se trataba de una interpretación de lo que se veía en la portada del álbum Abbey Road.

2010: La leyenda se reaviva

En 2010, la leyenda volvió a reavivarse tras la publicación de estudios antropométricos realizados por unos supuestos forenses italianos, publicados para la revista Wired,​ en los cuales se concluía que las imágenes de los rostros de McCartney en los años 1966 y 1967 corresponderían a dos personas distintas.

Redacción