La primera vaca clonada del mundo, llamada Kaga, murió este miércoles por causas naturales a los 21 años y tres meses de edad en el centro de investigación del centro de Japón que la vio nacer, informaron hoy fuentes gubernamentales.

Kaga nació en julio de 1998 en el Centro de Investigación Provincial de Ganado de Ishikawa como parte de una investigación con la entonces denominada Universidad de Kinki (actual Universidad de Kindai), en la que se utilizó la misma técnica empleada para clonar dos años antes a la oveja Dolly en el Reino Unido.
Como resultado de la investigación japonesa sobre clonación bovina nacieron dos vacas gemelas, Kaga y Noto, que murió en mayo de 2018.

Kaga, que pereció por la vejez (la esperanza de vida de las vacas es de entre 20 y 25 años) empezó a tener problemas para sostenerse en septiembre y había estado recibiendo suplementos nutricionales y antiiflamatorios en las patas, según la explicación de funcionarios del centro recogida por la agencia de noticias Kyodo.

Redacción (Agencias)