Monte es un pequeño terrier de dos años que, con su mirada tierna y despierta, va camino a convertirse en la nueva estrella canina de Hollywood como protagonista  del remake de acción real de La Dama y el Vagabundo.

Su historia no fue siempre tan alegre ni glamurosa. El actor perruno fue rescatado mientras vagaba por las calles de Las Cruces, en el estado de Nuevo México por Helping Animals Live On (HALO), una organización privada que se dedica a salvar a los animales sin hogar.

“Llegó al refugio de Phoenix malito de tanto andar en las calles, aquí lo curamos y le dimos medicina hasta que lo adoptaron en abril del 2018. Únicamente lo tuvimos seis días en al refugio”, explica Karen Corral, encargada del cuidado de los animales de HALO

Los adoptantes de Monte no fueron otros que  los especialistas  que se encargarían de entrenarle para convertirle en Golfo, el avispado e irreverente perro callejero que conocimos en el clásico de 1955.

Para Corral, la presencia de Monte en el remake de este clásico del estudio del ratón, servirá para que la agente se anime a visitar más refugios de animales a adoptar porque, con su talento y carácter amigable, Monte demuestra que incluso los perros sin hogar pueden convertirse en estrellas.

Muchas historias empiezan como la de Monte, pero no tantas las que consiguen su final feliz y de cine. Son muchos los animales, en la calle o en refugios, que esperan a que alguien evite que terminen sus días sin importarle a nadie. Puede que no todos los peludos lleguen a Hollywood, pero con tu ayuda, pueden convertirse en la estrella de tu casa.

Sarai de la Mata