Un cáncer canino contagioso que conquistó el mundo al extenderse entre perros surgió hace unos 6.000 años en Asia. Primero surgió en un perro individual, pero sobrevivió gracias a que lo propagó a nuevos perros, eliminando de su sistema las células cancerígenas. El cáncer ahora se encuentra en poblaciones de perros en todo el mundo, y es el linaje de cáncer más antiguo y prolífico conocido en la naturaleza.

“El tumor venéreo transmisible canino” es un cáncer que se propaga entre los perros a través de la transferencia de células cancerosas vivas, principalmente durante el apareamiento. La enfermedad generalmente se manifiesta como tumores genitales en perros domésticos machos y hembras.

Uno de los aspectos más notables de estos tumores es que sus células son las del perro original en el que surgió el cáncer, y no las del perro portador. Las únicas diferencias entre las células en los tumores de los perros modernos y del original son las que han ido apareciendo con el tiempo, ya sea por los cambios espontáneos en el ADN de las células o por los cambios causados por carcinógenos.

Un equipo internacional de investigadores, dirigido por científicos del Grupo de Cáncer Transmisible de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), ha comparado las diferencias entre los tumores de 546 perros en todo el mundo para comprender como surgió la enfermedad y cómo se extendió. Utilizando estos datos, pudieron estimar que el cáncer surgió por primera vez entre 4.000 y 8.500 años atrás, muy probablemente en Asia o Europa.

Redacción (Agencias)