Investigadores de la Universidad de Granada y del Instituto Andaluz de Astrofísica estudian por primera vez y con la ayuda de fractales la música que emiten las estrellas, con un continuo rumor susurrante de fondo, “como un público molesto en una sala de concierto, que dificulta la escucha”.


La mayoría de las estrellas son variables pulsantes cuya luminosidad cambia de manera periódica con el tiempo ya que las ondas de densidad y temperatura que se generan en su interior llegan a la superficie de la estrella haciéndola oscilar, lo que provoca cambios en su brillo.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Granada y del Instituto Andaluz de Astrofísica ha analizado estas oscilaciones de luminosidad para clasificar las estrellas pulsantes en distintos tipos por su estructura interna y propiedades físicas como se hace con los instrumentos musicales.

Los investigadores han aplicado un algoritmo que se basa en el análisis armónico de Fourier, que estudia la representación de funciones o señales como superposición de ondas “básicas” o armónicos, de series temporales con propiedades fractales para aislar la música estelar del molesto ruido de fondo de una manera eficiente y sencilla.

Redacción (EFE)