Una roca procedente de un asteroide ha entrado bruscamente en la atmósfera terrestre esta madrugada, a las 0:59 horas, y ha generado una gran bola de fuego sobre la provincia de Ciudad Real, que ha podido ser vista desde una distancia de unos 400 kilómetros.

La roca ha entrado en la atmósfera a unos 54.000 kilómetros por hora, sobre el centro de la provincia de Ciudad Real. Esta gran velocidad ha hecho que se haya vuelto incandescente y haya generado una brillante bola de fuego a una altitud de unos 85 kilómetros.

El fenómeno ha sido captado por los detectores que tiene instalados la Universidad de Huelva en el complejo astronómico de La Hita, en La Puebla de Almoradiel (Toledo). La bola de fuego ha avanzado en dirección sureste y ha finalizado a una altitud de unos 25 kilómetros sobre el este de la provincia de Ciudad Real.

Redacción (Agencias).