La estadounidense Britney Spears ha ofrecido un seductor concierto en el Circuito de las Américas de Austin (Texas) con motivo del Gran Premio de Fórmula Uno, en el que destacaron las coreografías y los cambios de vestuario de la cantante.

La carta de presentación fue toda una declaración de intenciones, rodeada de su cuerpo de baile Spears apareció tras el humo para comenzar la acción con el tema “Work Bitch”, una canción que mezcla el pop con la electrónica y no concede ni un segundo de reposo. Acto seguido, con el público entregado, llegó uno de los clásicos en el repertorio de la cantante, “Womanizer”, lanzado hace una década y todavía aclamado por los asistentes.

El estilo provocador inconfundible de Spears rescató el primer sencillo del álbum de su debut “Baby One More Time”,  lanzado en el año 1999 y que la convirtió en una estrella internacional.

En la parte final del espectáculo, “Toxic” impregnó la noche con grandes dosis de sensualidad. “(You Drive Me) Crazy” y un nuevo atuendo explosivo fueron los elementos seleccionados por Spears para el epílogo de su actuación en Texas, con el público agotado tras un fin de semana de emociones fuertes.
Redacción (Agencias)