El riesgo de inundaciones y deslizamientos de tierra por precipitaciones extremas se reduciría entre un 20 y un 40% si el calentamiento del planeta baja medio grado de temperatura, una barrera que supondría evitar un número significativo de episodios de lluvias fuertes y sus impactos.

Ésta es la conclusión a la que han llegado cinco científicos del Instituto de Física Atmosférica de la Academia China de Ciencias en un estudio publicado en la revista ‘Nature Communications’. En 2015, un total de 195 países y la UE adoptaron el Acuerdo de París, que tiene como objetivo principal “mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2ºC con respecto a los niveles preindustriales, y proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento de la temperatura a 1,5ºC.

Los científicos descubrieron que al reducir el límite de calentamiento global en 0,5ºC se podría evitar un número significativo de episodios de precipitación extrema y sus impactos. Hacer realidad el objetivo de calentamiento bajo de 1,5ºC propuesto por el Acuerdo de París podría beneficiar enormemente a la región mundial del monzón, en términos de menor exposición a precipitaciones extremas.

Redacción (Agencias).