Dejar el smartphone a los más pequeños para que se entretengan o no molesten en momentos puntuales es una estrategia muy concurrida hoy en día por numerosos padres y madres. Después de leer esto igual se piensan dos veces o más si dejar el móvil en manos de los más pequeños.

En Shanghái, China, el pasado mes de enero un niño de dos años inhabilitó el iPhone de su madre por “25 millones de minutos”, el equivalente a 47 años, tras ingresar repetidamente el código incorrecto. La madre se lo había entregado para que viese “vídeos educativos”, sin embargo, cuando llegó a casa, su vástago le había dejado sin móvil, por lo menos hasta dentro de 47 años.


Desde el centro técnico de la marca Apple le dieron dos soluciones: o esperar cerca de medio siglo para poder hacer uso del móvil o resetear el dispositivo. La mujer llegó a esperar dos meses pero finalmente acabó reseteando el dispositivo. Según dijo al medio South China Morning Post: “No podía dejar pasarr 47 años y decirle a mi nieto: ‘Mira lo que hizo tu padre”.

Redacción (Agencias)