El estudio Predimed (Prevención con Dieta Mediterránea) sobre el efecto de la dieta mediterránea y el consumo moderado de bebidas fermentadas en la salud cardiovascular ha puesto de manifiesto que la ingesta moderada de cerveza podría reducir la mortalidad por enfermedad cardiovascular.

Este estudio ha sido presentado hoy por el doctor Ramón Estruch, consultor senior del Servicio de Medicina Interna del Hospital Clínic de Barcelona, en el marco del 39 Congreso Nacional de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), que reúne en Granada a más 4.500 sanitarios de toda España.

Estruch ha señalado que el estudio concluye que los efectos beneficiosos de la dieta mediterránea se consiguen a través de la mezcla de alimentos, por lo que es importante centrarse en patrones de alimentación y no en productos específicos.

Ese tipo de dieta incluye una alimentación variada en la que predomina el consumo de verduras, frutas, legumbres y hortalizas, así como cereales integrales, pescado, carnes blancas, frutos secos y aceite de oliva.

Redacción (Agencias)