Promover los niveles de bienestar de los jóvenes y hacerlos conscientes de los daños de fumar y beber podría mantenerlos alejados del consumo de alcohol y cigarrillos. Así lo asegura un estudio de investigadores de la University College London, en Reino Unido.

El estudio ha detectado que los jóvenes que eran más felices y más conscientes de los daños del alcohol y los cigarrillos eran más propensos a no beber ni fumar que aquellos que eran menos conscientes o se percibían como menos felices.

Casi el 70% de los participantes del estudio se etiquetaron como no consumidores de alcohol y cigarrillos constantes y alrededor del 13%, como usuarios persistentes. Aquellos que se definieron a sí mismos como no usuarios obtuvieron la puntuación más elevada en pruebas de conciencia de daño y felicidad en comparación con el resto de los grupos.

Redacción (Agencias)