Un restaurante en Estados Unidos ha tenido una gran idea para esos niños que no saben qué pedir de comer y que cuando se les pregunta responden con un “no sé”, “no me importa” o “no tengo hambre”. Han convertido estas respuestas en platos del menú. Nuestro Carlos Herrera, obsesionado con la gastronomía, ha querido aprovechar la noticia para hablarnos de sus restaurantes favoritos.