Un estudio liderado por el catedrático de la Universidad de Navarra, Miguel Ángel Martínez-González, ha confirmado que el consumo de yogur entero, rico en grasa, está vinculado con un menor riesgo de padecer depresión en las mujeres.

La investigación ha analizado los datos referidos a la dieta y la salud en 14.359 hombres y mujeres que inicialmente estaban libres de depresión.

En concreto, se ha estudiado si el hecho de ser diagnosticados con depresión durante un periodo de diez años se relacionaba con el consumo habitual de yogures ricos en grasas, bajos en grasas o la ingesta de fibra prebiótica. Los resultados de la investigación registraron 727 casos de depresión.

En aquellos participantes que consumían niveles más altos (7 porciones a la semana) de yogures ricos en grasas se observó un riesgo 22 % relativamente inferior de ser diagnosticado de depresión que los que lo tomaban en menor cantidad, aunque esta relación solo se observó en las mujeres.

Por el contrario, según afirma el experto, en el caso de los yogures bajos en grasas, “los consumos más altos se asociaron con un mayor riesgo de depresión, sobre todo en los primeros años de seguimiento del estudio”.

Redacción (Agencias)