Salimos de compras por Internet y nos encontramos con un marido que vende a su esposa… ¡por 1 euro! Nos topamos también con una gorra sin usar que vende una chica porque iba a ser para su novio pero lo han dejado o un sofá roñoso por 350 euros.