El disco “1989” de Taylor Swift, que marcó un giro hacia el pop en la trayectoria de la artista, se ha convertido en el primer disco en más de 10 años en conseguir vender 5 millones de copias en Estados Unidos en solo 36 semanas, gracias al éxito de temas como “Shake it off”, “Blank Space” y “Bad Blood”.

En un momento de crisis de ventas para la industria discográfica, la cantante ha desafiado la tendencia con su último álbum, titulado con el año de su nacimiento, y se ha convertido en la primera artista en conseguir cinco discos de platino en tan poco tiempo desde que en agosto de 2004 Usher lo consiguiera con “Confessions” en apenas 19 semanas, informó hoy la revista Billboard.

“1989”, que salió a la venta el 27 de octubre de 2014, consiguió vender 1,3 millones de copias durante su primera semana a nivel mundial, lo cual tampoco había sucedido desde 2002.

Redacción (Agencias)