El cantante británico Phil Collins ha comprado una mansión en Miami Beach, en EEUU, por 33 millones de dólares. Se trata de una vivienda que perteneció hasta 2005 a Jennifer López.

La estrella del pop había vendido hace diez años la propiedad por casi 14 millones de dólares al empresario sanitario Mark Gainor y su esposa, según han indicado medios estadounidenses.

La mansión fue construida en 1929 y consta de siete habitaciones, once baños, un muelle y una piscina. Está ubicada a lo largo de un canal interoceánico y tiene entre sus lujos una bodega de vinos, una cocina de verano, ascensor, bar y una terraza abierta. Además, cuenta con una extensión de unos 1.128 metros cuadrados.

El cantante de “Sussudio” y “Another day in paradise” tendrá entre los vecinos de su nueva vivienda a Barry Gibb, del grupo Bee Gees.

 

 

Redacción (Agencias)