París se ha despedido para siempre de los miles de candados que colgaban de las barandillas del Pont des Arts (Puente de las Artes). Todo un símbolo del amor para unos y del vandalismo para otros.

Los 37 paneles que protegen las barandillas han sido retirados y serán sustituidos por paneles transparentes que se están realizando a medida y que se colocarán a partir de octubre en el puente. El ayuntamiento de la ciudad tomó está decisión después de que, el pasado junio, una de las rejas de la barandilla cediera ante el peso de los cerrojos, algo que supone un peligro tanto como para los viandantes como para los barcos que navegan por debajo.

No se conoce muy bien el origen de esta tradición que prolifera en muchas capitales, aunque en París se puso de moda en el año 2008, a raíz de la novela “Tengo ganas de ti” de Federico Moccia, en la que los personajes principales colocaban un cerrojo en el “Ponte Milvio” de Roma.

Redacción (Agencias)