Los perros medianos y grandes, atados, podrán acceder al metro de Barcelona a partir de hoy, después de que el plenario del Consejo Municipal de Barcelona haya aprobado la nueva Ordenanza municipal de protección, tenencia y venta de animales, con los votos a favor de CiU, PSC y UpB.

La nueva ordenanza sustituye la vigente desde 2003 y uno de los cambios más destacados es, además de permitir el acceso al metro de los perros, la obligación de llevar a estos animales atados en la vía pública, con excepción de los espacios autorizados.

El texto de ordenanza aprobado prevé una moratoria de 18 meses antes de la aplicación de esta medida, y durante este tiempo se definirán las nuevas zonas reservadas a los animales.

Actualmente, en Barcelona existen 103 zonas para perros, con una superficie total de 30.000 metros cuadrados.

En el metro, se admite a partir de hoy, 1 de octubre, un perro por persona y los menores de 16 años no podrán llevar las razas potencialmente peligrosas, según la normativa vigente. Los perros deberán usar el bozal mientras viajen en el metro y podrán subir en los ascensores y las escaleras de piedra pero, por su seguridad, no en las mecánicas ni tampoco sentarse en un asiento.

Redacción (EFE)