La muñeca de porcelana que Eva Hart, superviviente del naufragio del Titanic, citaba en sus memorias, se encuentra ahora en Ayamonte (Huelva), tras ser rescatada por Abel Noguiras en 1977. Este icono de valor incalculable de aquella noche de 1912, se puede ver ahora en un museo.

Teresa Martín, una vecina de la localidad ayamontina, ha tenido desde pequeña a las muñecas de todo tipo entre sus grandes pasiones. Con todas las que ha ido reuniendo a lo largo de su vida, unas 300, ha puesto en marcha en Ayamonte un museo y ha conseguido que “La muñeca del Titanic” sea una de sus estrellas, aunque el tiempo ha hecho mella en la muñeca original y tan solo se conserva la cabeza hueca.

Una muñeca que fue un regalo de sus padres a Eva Hart, que embarcó en el Titanic con 7 años como pasajera de segunda clase, y sobrevivió, junto a su madre, al naufragio, falleciendo el 14 de febrero de 1996 a los 91 años. En sus memorias, dejó reflejado que recordaba como tuvo que salir de forma precipitada del barco cuando se ordenó la evacuación, dejando en el camarote su preciada muñeca, que se convirtió en objeto de culto cuando fue encontrada por casualidad por un barco atunero en 1977.

 

Redacción (Agencias)