Vas caminando por la calle y…”¡Ups!, casi tropiezo!”. Y todo porque estás prestando más atención a los mensajes que recibes en el móvil que en dónde pones el pie. Y es que el móvil influye hasta en nuestra forma de caminar. Así lo indica un estudio realizado por la Universidad de Queensland, en Australia.

El informe destaca que el uso del teléfono móvil mientras se camina, y sobre todo la lectura y escritura de textos en él, altera la postura y el equilibrio cuando caminamos.  Los científicos han constatado que con el móvil caminamos más lentamente, nos desviamos más de la línea recta y movemos el cuello menos, algo que dicen, puede afectar al equilibrio.

Los investigadores advierten de que escribir o leer mensajes en un teléfono móvil puede agregar peligros para la seguridad de los peatones .

 

 

Redacción (Agencias)