Un patio de colegio virtual, avatares personalizados para cada alumno y iPads en lugar de libros y pizarras son algunas de las herramientas educativas de los nuevos colegios holandeses Steve Jobs, que abrieron sus puertas esta semana y en los que ya están inscritos alrededor de 1.000 alumnos.

Las siete primeras escuelas de este proyecto, a las que se unirán cinco más a lo largo del próximo año académico, tratan de adaptar la educación infantil a las nuevas necesidades del siglo XXI y rinden homenaje al fundador de Apple.

“Queremos preparar a los niños para el mundo de después de 2025 con las herramientas que tenemos hoy, no como en la mayoría de las escuelas, que preparan a los niños con las herramientas de ayer para el mundo de ayer”, declaró Maurice de Hond, miembro fundador de la organización Educación para una nueva era (O4NT). Para De Hond, estas escuelas permitirán a los niños desarrollar sus conocimientos plenamente más allá de “retener conceptos en la memoria, sin procesarlos”.

Redacción (Agencias)