No por hablaros el otro día de lo malo que era beber mucho café os vamos a dejar de contar cosas sobre esta popular bebida.

Y es que en Taiwan, el Family Mart’s Let’s Café (a todo esto, ¿no podrían haber elegido un nombre más corto?) se ha inventado una divertida forma de aumentar sus ventas de esta bebida: ‘imprimir’ la cara del consumidor en el café.

El invento es simple: la misma máquina de café te hace una foto, y luego, con tinta comestible, refleja los rostros capturados en el café. Una buena forma de echarse unas risas… o incluso, ¡de que nadie se confunda de café en la oficina!

Y sí, lo sabemos: alguno de vosotros se habrá preguntado el por qué de la romántica -o empalagosa, según- foto que encabeza esta noticia. El motivo es que el ‘café personalizado’ se ha promocionado durante las celebraciones del Festival Qixi en Taipei (Taiwan), o dicho de otra forma… la versión china del Día de San Valentín.

¿Listo para probarlo? Pues… ¡sonríe, que está más rico!

Borja Bermúdez-Cañete (Agencias)