Investigadores de la Open University y la Universidad de Manchester han encontrado pruebas concluyentes de que los antiguos egipcios usaban fragmentos de meteoritos para hacerse abalorios.

La evidencia proviene de collares de cuentas de hierro que fueron excavados en 1911 en el cementerio Gerzeh, un lugar de enterramiento de aproximadamente 70 kilómetros al sur de El Cairo.

Redacción (Agencias)