La figura de cera de la cantante Whitney Houston, fallecida en febrero de 2012, ha sido presentada hoy en el museo Madame Tussaud’s de Washington, coincidiendo con el primer aniversario de su muerte.

De poco más de un metro y setenta centímetros, como la original, la réplica de Houston refleja un momento muy específico de la vida de la protagonista de “The Bodyguard”, cuando en 1991 interpretó el himno de EE.UU. en el descanso de la XXV edición del Super Bowl.

Ataviada con una imitación del chándal blanco, azul y rojo (los colores de la bandera estadounidense) que lució en aquella ocasión y con los brazos en alto y los puños cerrados -rememorando una de las imágenes más icónicas de la artista-, la figura de Houston ocupa un sitio principal entre las estatuas de los expresidentes Ronald Reagan y Bill Clinton.

A principios de este mes, la madre de Whitney, Cissy Houston, publicó un libro sobre la vida de la que fue su única hija.

 Redacción (Agencias)