La fiesta favorita de las caries

Las Navidades son, sin dudarlo, la fiesta favorita de las caries. Y es que la mitad de ellas escogen esta época para instalarse en los dientes de los glotones.

 Debido a un exceso de consumo de azúcar (que si un polvorón por aquí, o un poco de turrón por allá) incrementa notablemente el número de problemas dentales. Los expertos en odontología no han tardado en dar consejos a los más azucareros: “consumir turrón duro en vez de blando, por su bajo porcentaje de azúcar y su gran contenido en almendra. Beber mejor vino tinto, antes que blanco o cava, para evitar la erosión en el esmalte de los dientes”.

Asimismo, recuerdan que hay que tener cuidado con los alimentos ‘sin azúcar’ porque pueden contener otros derivados capaces de perjudicar los dientes de igual o peor forma.

Tampoco hay que olvidarse del consumo de aceite de oliva. Éste deja una película invisible sobre los dientes que las caries son incapaces de penetrar; ni del consumo de chicles sin azúcar porque estimulan la producción de saliva y limpian la superficie de los dientes; y mucho menos, de cepillarse los dientes tres veces al día, durante dos minutos para garantizar la máxima limpieza bucal.

 Redacción (Agencias)