La música ha sido, sin duda, una de las protagonistas en la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos de Londres. En ella, se abarcó desde los Beatles, con la presencia de Paul McCartney, a los sonidos más actuales de la mano de Arctic Monkeys.

McCartney, junto con John Lennon del cuarteto de Liverpool, protagonizó uno de los momentos más emotivos de la ceremonia cuando interpretó primero “The End” y a continuación la clásica “Hey Jude”. Los Arctic Monkeys, banda de Sheffield que se ha convertido en una de las mayores sensaciones del rock indie, tocó su primer single, “I Bet You Look Good In The Dancefloor”, que fue directo al número 1 en 2005, y también homenajearon a los Beatles con otra de sus más famosas canciones: “Come Together”.

Uno de los números más espectaculares de la ceremonia, llamado “The Night Out” (salida nocturna), recreó en diferentes clubes y coreografías los más variados estilos de las últimas cuatro décadas. Así sonaron desde los primeros ritmos beat y rock de los 60 con Beatles, Rolling Stones, Kinks y Who, a sonidos que fueron evolucionando con David Bowie, Jam, Specials, Queen, Eurythmics, el punk de Sex Pistols y Clash, y los ambientes más electrónicos de Eurythmics, New Order o Prodigy. La cantante soul fallecida hace poco más de un año Amy Winehouse también fue recordada.

Durante el desfile de los 204 países participantes sonaron ininterrumpidamente canciones representativas que han hecho de la música británica la más seguida y apreciada, con éxitos de Bee Gees, Phil Collins, Pet Shop Boys, Adele, entre muchos otros.

Redacción (Agencias)