Una fotografía de Madonna tumbada sobre una cama y cubierta solamente con una sábana entre las piernas será subastada en Nueva York el próximo 8 de mayo por la casa Bonhams, que prevé recaudar entre 5.000 y 7.000 dólares (de 3.800 a 5.300 euros) por ella.

Esa idea no ha gustado a la cantante. La artista ha indicado al respecto que «espero que no sea con lo único que me identifiquen, con quitarme la ropa. He participado en otros proyectos, Madonna, es algo más que un desnudo». Lo ha querido dejar claro y no creo que nadie se lo niegue. Pero una foto suya desnuda no va a pasar nunca desapercibida.

La instantánea, en blanco y negro y tomada en 1990 por el fotógrafo estadounidense Steven Meisel, muestra a la cantante fumando un cigarrillo sobre la cama, en la que está recostada sin más prendas sobre su cuerpo que parte de una sábana entre sus piernas.

El provocativo desnudo, en el que la cantante y actriz aparece con el pelo rubio y ondulado al más puro estilo Marilyn Monroe, fue tomado por Meisel para el controvertido libro “Sex” (1992), escrito por la propia Madonna y en el que finalmente esta imagen no fue incluida.

Redacción (Agencias)