La cantante Britney Spears vendió su mansión en el lujoso barrio de Beverly Hills, en Los Ángeles, por más de 4,2 millones de dólares, una cantidad muy superior al precio de salida en el que se tasó la propiedad

La intérprete de “Gimme More” puso su inmueble en el mercado por 2,9 millones de dólares, una cantidad que resultó muy tentadora para los posibles compradores que pujaron por quedarse con la casa de Spears hasta que finalmente se cerró la operación en 4,2 millones.

La venta, sin embargo, no será efectiva hasta que los tribunales aprueben la transacción, ya que los negocios de la cantante se encuentran sometidos a supervisión judicial después de que sus comportamientos erráticos forzaran su ingreso temporal en un psiquiátrico en 2008.

Durante la vista oral prevista para el próximo mes aún sería posible que apareciera un comprador interesado en la mansión y se podrían aceptar nuevas ofertas.

Spears se mudará a vivir con su novio Jason Trawick en una vivienda de alquiler mientras buscan un nuevo hogar.

Silvia Barradas (Redacción)