Bono, el líder de la banda irlandesa U2, logró visitar este domingo la ciudadela inca de Machu Picchu, tras escapar del asedio de la prensa que en un primer momento hizo que no recorriera las famosas ruinas. Al parecer, el cantante logró camuflarse entre un grupo de visitantes, para ingresar solo en las famosas ruinas, mientras que su familia lo siguió al poco rato acompañado de otros turistas.

Cuando ya se encontraba casi a la mitad del recorrido por el sitio arqueológico, los reporteros y fotógrafos lo descubrieron y fueron a su encuentro. El líder de U2 se mostró muy atento con los periodistas y turistas que se acercaron a saludarlo y tomarle fotografías, y llegó a asegurar que Machu Picchu “es un lugar impresionante”. Bono llegó el sábado por la mañana junto a su familia a Machu Picchu, pero en ese momento no llegó a recorrer las ruinas, según han confirmado por el asedio de la prensa y los turistas.

Los miembros de su seguridad tuvieron que dejar claro que se trataba de “una visita privada”, y fue entonces cuando el líder de U2 regresó al pueblo de Aguas Calientes, en la zona baja de la montaña donde se encuentran las ruinas, y donde permaneció hasta que, en un momento no determinado, volvió a subir y logró escapar de la prensa.

El músico llegó el viernes a la ciudad de Cuzco, en el sur de Perú, y por la tarde recorrió la zona del Valle Sagrado de los Incas. “Muchas gracias amigos. He venido con mi familia y estamos descubriendo un país maravilloso. Estoy con mi familia, espero que lo entiendan”, señaló Bono a los periodistas cuando llegó a Cuzco.

Irene Belmonte – Agencias