Los conciertos del grupo Amaral en las ciudades de Valladolid y Burgos, previstos para los próximos 16 y 17 de diciembre, han sido aplazados por la lesión en la mano derecha que padece el batería Toni Toledo.

Los integrantes de la formación zaragozana retomarán su actividad la próxima semana, ya que la lesión que Toni Toledo sufrió hace unos días al caerle encima una puerta mejora, y el batería habrá recibido para entonces el alta médica.

El concierto previsto en Valladolid se celebrará finalmente el 3 de febrero próximo y que, unos días antes, el 26 de enero, será el turno de Burgos.

En ambos casos las entradas adquiridas por los seguidores serán válidas para las nuevas fechas.

Redacción (Agencias)