Los perros reflejan el nivel de estrés de su dueño, y no al revés, según un estudio sobre cómo influyen en el carácter de los perros factores como el estilo de vida o las personas con las que conviven.

Investigadores de la Universidad de Linköping, Suecia, se plantearon si, igual que se produce una correlación entre el estrés a largo plazo de los niños y sus madres, un reflejo similar de los niveles de estrés durante largos períodos de tiempo también puede producirse entre las especies, como por ejemplo entre el perro domesticado y los humanos.

Investigaciones anteriores han demostrado que los niveles de cortisol a corto plazo en la saliva aumentan de manera sincrónica tanto en el perro como en su dueño cuando compiten juntos. El nuevo estudio, por contra, encontró que la actividad física en los perros no afecta al cortisol a largo plazo en su cabello.

Por otro lado, el nivel de estrés de los perros que compiten parece estar más relacionado con el del dueño. Los científicos especulan que esto puede estar asociado con un mayor grado de interacción activa entre el dueño y el perro cuando entrenan y compiten juntos.

Redacción (Agencias)