Contar con un problema de humedad en una vivienda, local o edificio es muy molesto, problemático e incluso peligroso tanto para la salud como para la estructura del edificio. Por esto, es necesario concienciar sobre lo necesario que es eliminar de raíz y para siempre esta afección estructural, conocer bien las causas por las que aparecen y saber las soluciones que hay que tomar para que no vuelvan a
aparecer.

Las humedades estructurales que surgen vienen, en su mayoría, provocadas por la capilaridad, que se produce cuando el agua acumulada en el subsuelo asciende a través de los materiales, atravesando cimientos y apareciendo en el interior de los edificios. Las filtraciones laterales también son muy comunes cuando el agua presente al otro lado de un muro penetra dentro del edificio a través de las paredes de forma lateral.

Asimismo, la condensación es otra de las patologías que pueden sufrir las edificaciones y se debe a un exceso de vapor de agua en el ambiente. La mala ventilación o un sistema de aislamiento inadecuado también contribuyen al aumento de la humedad en las ventanas y en el aire. Un muro con humedad puede llegar a perder aproximadamente el 50% de su poder de carga y acabar derrumbándose. Asimismo, padecer humedades resulta muy perjudicial para la salud ya que provoca y agrava problemas respiratorios, reumáticos y alérgicos.

Para evitar todos estos problemas es imprescindible que haya una valoración y actuación profesional para localizar el origen de las humedades, bien sean por condensación, por capilaridad o por filtraciones laterales, y así poder buscar la solución.

La compañía Murprotec, con más de 60 años de experiencia profesional, es una empresa dedicada al tratamiento de las humedades estructurales de forma definitiva. Esta multinacional realiza un diagnóstico gratuito, sin compromiso y sus tratamientos son personalizados y exclusivos con una garantía de hasta 30 años.